Junta ordinaria de Junio 12, 2019.

El pasado 12 de junio de 2019 en la junta ordinaria de la La Sociedad Defensora del Tesoro Artístico de México, A.C.  La Maestra Verónica González Illescas, ofreció la conferencia titulada:
Las esculturas de Julián Villagrán y Nicolás García de San Vicente en el Paseo de la Reforma. 
La interesante conferencia se refirió al proyecto de Juan Islas y el estado de Hidalgo. Como es sabido, el Paseo de la Reforma dio inicio bajo las órdenes de Maximiliano de Habsburgo quién, originalmente buscaba conectar la glorieta de El Caballito con el Castillo de Chapultepec. La primera fase terminó en 1864 y se le dominó tanto Paseo del Emperador como Paseo de la Emperatriz hasta que en 1867 se le da el nombre con el que hoy se le conoce. En 1876, se hace un primer reglamento para delimitar el cruce de la ciudadanía misma. Sin embargo, con Porfirio Díaz es quien empieza a develar las esculturas con la intención de que fuera un paseo conmemorativo. Para la selección de las esculturas, se esperaba que los estados fueran donando al menos dos esculturas con los personajes insignes de su entidad y que los gastos también corrieran por su parte. En particular, las estatuas de Julián Villagrán y Nicolás García de San Vicente, por parte del Estado de Hidalgo, fueron elegidas incluso sin haber sido aprobadas por la Secretaría de Fomento. El autor de ambas fue Juan Islas y le tomó cerca de 3 años poder concluirlas. Juan Islas trabajaría junto a su hermano Manuel como en otros proyectos, como en la escultura funeraria de Benito Juárez que se encuentra en el panteón de San Fernando, Ciudad de México. Manuel estudió en una academia para esculpir y Juan, en cambio, en las clases vespertinas de la Academia de San Carlos. Manuel muere primero y sin haber terminado las esculturas y es Juan quien se lleva todo el reconocimiento como único autor. Tiempo después, Juan muere y no ha sido fácil recolectar su obra pues siendo de carácter social y no independiente, se encuentra por muchos sitios.