Seis joyas chilenas según Carlos Aldunate

El director del Museo Chileno de Arte Precolombino adelanta algunas de las piezas más maravillosas que estarán en exhibición en la muestra “Chile antes de Chile”. Entre otras destacan los sombreros precolombinos. “Tenemos una colección impresionante de más de 100 piezas, algunos de pluma y de pelo humano trenzado, que gracias a la sequedad del norte y la oscuridad de las tumbas han podido conservarse muy bien. Pero dadas las condiciones de nuestro actual espacio, sólo podremos mostrar 10, todos espectaculares y verdaderamente tesoros”.

También cita un quipu (sistema de contabilidad mediante hilos y nudos), “el más grande que se ha podido encontrar en el área andina”, revela Carlos Aldunate y agrega que “está diseñado de una manera extraordinaria y muy única. El quipu se utilizó para registrar tanto datos cualitativos como cuantitativos, pero según Gary Urton, experto de la Universidad de Harvard, se trataría de un quipu demográfico, lo que le da un mayor realce a esta pieza”.

Otro objeto es el chemamull, una impresionante escultura de madera mapuche de casi dos metros de altura. “Tienen más de 150 años y su presencia física es realmente increíble”.

También resaltan las tabletas para respirar alucinógeno: “Cada uno de ellas es una joya. Las más trabajadas corresponden al periodo del 700 d. C., cuando aún la cultura tiwanaku seguía ejerciendo una influencia importante”. Aldunate se explaya en estos objetos: “son ejemplos de chamanismo. Los chamanes eran los intermediarios éntrelos hombres y las divinidades, y para lograr ser puente entre ambos mundos utilizaban diversos métodos como música y alucinógenos”.

Las momias chinchorro –las más antiguas del mundo que aún se conservan– serán otro de los imperdibles de la muestra. “Sabemos que es muy difícil mostrarlas, sobre todo por el delicado tema ético y por respeto a los antepasados, pero seremos tremendamente cuidadosos en su exhibición y sólo mostraremos un pequeñito número de momias infantiles”. La arqueóloga Varinia Varela agrega que “sin duda las momias provocarán un gran impacto para el público, porque son más antiguas que las egipcias y porque sus novedosos tratamientos han permitido que se conserven hasta hoy”.

Para Carlos Aldunate, la pieza central de la exposición (su imagen constituirá la portada de la guía para el visitante) será un cabezal estrellado premapuche con figuras alegóricas que remiten a las serpientes Cai Cai y Tren Tren. “Para el pueblo mapuche, estos reptiles representan a las serpientes del agua y de la tierra. Para nosotros, este objeto es un símbolo de lo que ha sido Chile: un país azotado por cataclismos terrestres y marítimos, por terremotos y maremotos”.

Fuente: Mercurio, “Artes y letras”, Cultura, domingo 29 de diciembre de 2013.