Zona arqueológica El Vallecito

Ubicado en Baja California

Importancia
El Vallecito se ubica en las inmediaciones del poblado de La Rumorosa, al extremo norte del estado y es de gran relevancia a nivel arqueológico, ya que concentra una importante cantidad de pinturas rupestres en un espacio relativamente pequeño, además de ser la única zona arqueológica abierta oficialmente al público en el estado de Baja California y dotada de toda una infraestructura para recibir y atender a los visitantes.

El Vallecito queda comprendido dentro del territorio de los antiguos Kumia, uno de los grupos indígenas que poblaban Baja California a la llegada del hombre europeo. El Vallecito presenta básicamente evidencia de ocupación humana antigua a través de la presencia de pintura rupestre en resguardos rocosos, así como desechos de material lítico, restos de antiguos fogones y algunos fragmentos cerámicos. Además, en Baja California existen cuatro grupos indígenas: Cucapá, Pai-Pai, Kiliwa y Kumiai, descendientes de los primeros pobladores Yumanos que emigraron hacia la península hace 10 mil años. En consecuencia, el Vallecito fue ocupado desde hace por lo menos mil años por los antiguos Kumiai, grupo de bandas seminómadas de veinte a cincuenta miembros emparentados entre sí. Eran básicamente recolectores de productos silvestres, además de cazadores y pescadores, tenían asentamientos temporales dentro de un gran territorio comprendido entre la franja costera, la sierra y las zonas áridas. Originalmente vivían en el norte del estado y el sur de California, desde el océano Pacífico hasta el Valle Imperial, y desde el condado de San Diego en Estados Unidos hasta los límites del territorio Pai Pai en San Vicente y Santa Catarina en Baja California.

Los indígenas Kumiai tenían un amplio conocimiento del territorio y obtenían sus alimentos de los recursos del medio ambiente. Sabían perfectamente las temporadas de maduración de las plantas y la reproducción de las especies animales.

Hoy viven de forma permanente en las rancherías de Junta de Nejí, La Huerta, San Antonio Nécua y San José de la Zorra y en algunas reservaciones indígenas del sur de California en los Estados Unidos.

Descripción del sitio

El sitio comprende actualmente un área de 160.38 hectáreas (Salcido Bercovich, 1997). En este lugar se concentran principalmente resguardos rocosos con pintura rupestre y restos en superficie de los materiales utilizados por los grupos que ocuparon el lugar a lo largo del tiempo.

Se trata de un claro entre la serranía conformado por afloramientos rocosos de tipo granítico y dos lomas pequeñas que corren en dirección norte sur, una al este y otra al oeste del lugar, estas dos elevaciones lo protegen de los vientos y lo hacen parecer resguardado de forma intencional, el espacio que queda entre las lomas es el lugar que presenta evidencias materiales de una mayor ocupación por los grupos que se asentaron en lo que es el sitio.

Lo más llamativo y atractivo del sitio es la presencia de pintura rupestre, esta se presenta en varios resguardos rocosos diseminados por el lugar, de forma oficial el INAH-BC tiene registrados catorce, ellos se conocen como: El tiburón, El diablito o el solsticio, El hombre enraizado (panel sur y norte), La cueva del indio (panel norte y sur), Solecitos o “wittinñur”, Los numerales, El hombre y el sol, Crótalos, El hombre del cuadro, Círculos negros, Los abanicos, El pico del águila, Roca partida y Los corrales. (Registro Arqueológico del INAH, 1987 y Salcido Bercovich, 1997).

Servicios disponibles en la Zona Arqueológica El Vallecito

En esta zona arqueológica se disponen de los siguientes servicios: museo de sitio, visitas guiadas, palapas-asadores y sanitarios. Además, hay un área para acampar y un estacionamiento.

Acceso

Se localiza al extremo norte del estado de Baja California, en la ladera oeste de la Sierra Juárez, a 1300 metros sobre el nivel del mar.